lunes, 4 de enero de 2016

Regala Crann Bethadht y la maldición de los 3 anillos

Felices fiestas a todos.
En primer lugar, siento haber estado estos días ausente pero traigo buenas noticias. Esta navidad podréis conseguir en amazon el libro de "Crann Bethadht y la maldición de los 3 anillos" de forma gratuita los días 24 y 25 y los días 30 y 31, para terminar el año a lo grande.
Disfrutar de la oferta y Feliz Navidad y año nuevo.

lunes, 19 de octubre de 2015

Entrevista que me realizó el blog Valen más mil palabras.

Es apasionante encontrar blog tan interesados por la literatura y dispuesto a prestarte un pedacito de su espacio y tiempo para presentarte como escritora novel y presentar tu obra.
Un saludo.
Valen más mil palabras que una imagen: De su puño y letra: Cristina Serra de Torres: Los libros son maravillosos. Nos transportan a mil mundos distintos y nos permiten vivir millones de vidas distintas. Si un libro bien escr...

jueves, 17 de septiembre de 2015

"Crann Bethadh y los 7 infiernos" ADELANTO


Alejandro esperaba mientras le rellenaban de nuevo otra jarra de cerveza. Los días pasaban con sus cálidas noches de verano, que al joven le resultaban tan frías como en la de los más crudos inviernos en los nórdicos paisajes de la Tierra. El verano avanzaba lento y tranquilo, demasiado tranquilo, y él pasaba esos días ahogado y torturado por un dolor que parecía no querer separarse de su corazón estrangulado con una fría mano de hierro.

Suspiró mientras no dejaba de darle vueltas a aquel colgante azul que siempre llevaba encima. Suspiró mientras las imágenes de la guerra aún se repetían en su cabeza. Suspiró, pero esta vez decidió que ya había dejado a su cabeza deambular en sus recuerdos demasiado tiempo, y entonces vació la jarra de un tragó. La vieja y maleducada tabernera se la rellenó de nuevo y continuó atendiendo a los demás clientes que ocupaban las mesas y la barra, que apostaban jugando a los dardos y pasaban las horas allí entre risas, broncas y alcohol, junto con aquellos otros visitantes que llegaban cansados de un largo día de trabajo, o que huían de una casa que la guerra había dejado vacía con una mujer que no cesaba de llorar la muerte de sus hijos, quizás unos jóvenes e inexpertos muchachos que reclutaron porque necesitaban hombres para luchar. 

domingo, 16 de agosto de 2015

Nuevas noticias.

¡Buenas Tardes!
Os informo que ya estoy trabajando con la segunda parte de Crann Bethadh, aunque avanzo lentamente he de decir que creo que será mejor que la primera. La aventura no ha terminado para estos personajes que aún deben enfrentarse con la oscuridad que insiste en acabar con todo. 
La segunda parte la he titulado "Crann Bethadh y los 7 infiernos" pronto os dejaré un pequeño adelanto y la nueva portada de este segundo libro. 

Un saludo.
Cristina SDT

jueves, 30 de julio de 2015

Portada de la primera novela.


Aquí os dejo la portada de la última novela, por fin terminada. He de decir que para el diseño he contado la ayuda de mi hermano. espero que os guste.
Os adjunto el enlace donde la podéis encontrar Ya a la venta.

viernes, 1 de febrero de 2013

Prefacio


Prefacio

N
o podía creérselo, se apoyó contra la pared mientras tapaba su rostro con sus manos. Él le había traicionado, la única persona a la que había amado en toda su vida le había traicionado, vendido, ofrecido al mismo diablo. Las lágrimas empezaron a surgir de su rostro. No entendía que le ocurría, nunca se había sentido así, ella era mejor que todo eso, había conseguido cerrar su corazón a todo tipos de emociones, no quería sentir dolor, no lo había sentido desde la muerte de su madre. Por eso era tan buena sanguinaria, una autentica depredadora, capaz de matar a sus víctimas mirando a sus ojos. Pero cometió un gran error, enamorarse.

Se incorporó, ya estaba aquí, no iba a luchar, no iba a intentar defenderse, todo había acabado. Miró a los ojos de su asesino, aquellos hermosos ojos, parecían tristes apagados. Esperaba que no le dijera nada, que lo hiciera rápido, no podía soportar más esta agonía.
—Lo has escuchado todo, ¿verdad?— Preguntó el joven serio y entristecido.
Ella asintió, sus ojos se inundaron en lágrimas, pero no permitió que se precipitaran de ellos. —¿Por qué?— Su voz salió débil y rota.

Pero él no contestó, agachó la cabeza y no dijo nada. Miró hacia sus manos. Una lágrima callo de los ojos de la chica. El muchacho echó la cabeza hacia atrás, cerró los ojos y una cegadora luz blanca iluminó toda la sala, ella cayó al suelo lentamente y hasta en ese último suspiro no pudo evitar pensar que había sido él, que él le había traicionado.

Aquella luminosidad se fue apangando lentamente. Él se acercó al cuerpo apagado de la chica, se acercó a su cuello y le quitó aquel collar que colgaba de él en forma de octaedro de ese tono rojizo que tanto mal había hecho. Se escucharon unos pasos acercarse, él no se inmutó, parecía saber de quién se trataba.
—¿Crees que he hecho lo correcto?—Preguntó el joven, parecía angustiado.
—No podías hacer otra cosa.—Contestó una voz de mujer, parecía comprensiva y tranquila.
—Entonces, ¿te encargarás tú, como acordamos?— No esperaba una respuesta, pues ya la sabía. Se incorporó y miró el rostro de aquella extraña mujer, su cara se había vuelto seria, ya no se veía un ápice de dolor en su rostro.
—Sí, no se preocupe James, yo me encargaré de todo. ¿Y el colgante?
—Aquí está.—Se lo entregó.

 La señora lo cogió. El joven se dirigió a la puerta, pero antes de marcharse se giró por última vez, miró el cuerpo tendido de la chica.
—Panteriste…
—¿Si?—Contestó
—Destrúyelo.
—Lo haré, no se preocupe.

domingo, 21 de octubre de 2012

¿Quién eres chica extraña?




Entonces lo vi. Era guapo, atractivo, elegante, despistado, noté una extraña sensación. No sabía por qué, no le conocía, ni siquiera había tenido tiempo de averiguar  su nombre, pero lo supe. Justo en ese pequeño instante supe que llegaría a ser importante en mi vida.

Entonces la vi, esa tímida sonrisa, esa dulce mirada. Nunca había tenido esa extraña sensación, no sabría cómo explicarla, pero fue mágica. No sabía cómo se llamaba, ni que impresión habría tenido esa chica desconocida de mi, ni siquiera si se había percatado de que yo  existía. Pero en ese momento supe que esa chica llegaría a ser importante en mi vida.

Lo miraba. ¿Quién será? No lo había visto en mi vida. No me había cruzado una palabra con él, y sin embargo sentía como que lo conocía de toda la vida ¿Será cierto lo que dicen que para enamorarte de una persona solo hace falta un segundo?

¿Me está mirando? ¿Por qué se toca el pelo? Parece nerviosa, insegura, delicada, hermosa… ¿pero por qué pienso eso? ¿Por qué no puedo apartar mis ojos de ella?

Nuestras miradas se han cruzado, lo he notado… y los dos hemos apartado la vista a la vez. ¿Quién eres chico extraño?

Nunca he visto unos ojos tan intenso, tan bonitos, tan sinceros. ¿Quién eres chica extraña?

El camarero se ha acercado a tomarme nota. Sonreí y contesté. Él anota velozmente mi pedido y vuelve a su trabajo. De nuevo vuelvo a centrar mi mirada en aquel chico. Escribe algo en un pequeño librito. ¿Qué escribirá? ¿Quizás sea escritor? ¿Puede que se le haya ocurrido una idea para una hermosa historia? ¿De amor quizás?

¿Volveré a ver a esa hermosa joven? No quiero olvidar ese perfecto rostro. Parece tan buena. Tomo un lápiz y mi pequeño cuaderno de viaje y comienzo a dibujar, me dejo llevar, de vez en cuando levanto la vista para fijarme en algún detalle, como ese mechón rubio de pelo que se le ha escapado de ese medio recogido, esa mirada indecisa, y como bebe lentamente, con la pajita,  el té helado que ha pedido. Por fin termino, miro la hora, debo irme ya. Llamo al camarero y le indico que me traiga la cuenta. Cuando se acerca, arranco el dibujo, le entrego el dinero, y le pido un pequeño favor. Él sonríe. Yo me voy.

Se ha ido, ¿lo volveré a ver? Quizás no, Quizás sí. Podría haber sido el amor de mi vida, o solo un simple desconocido con quien me he cruzado en una pequeña cafetería. Otro camarero se acerca a mí. Me sonríe y me entrega algo que le han dicho que haga. Es una hoja doblada. La abro y veo un pequeño dibujo mío hecho a lápiz. Sonrío,  es hermoso. Le doy la vuelta y viene escrito algo. “¿Quién eres chica extraña?”